Empresas Uruguayas se alian con Alemania para dominar el mercado del porno

La industria del sexo es una de las más potentes del mundo entero. Por eso, países de todos los continentes buscan nuevas fórmulas para hacerse un hueco en dicho nicho. Un ejemplo sudamericano es Uruguay, que quiere hacer del porno gratis uno de los sustentos de su economía. Aún tiene por delante a países como Argentina, Colombia o Brasil, de mayor tradición en este mundillo, pero al mismo tiempo dispone de mucho margen de mejora.

Otro país que está invirtiendo mucho dinero y tratando de impulsar este sector es Alemania, que con su german porno xxx da rienda suelta a todas las mujeres dispuestas a ganarse la vida en este mundo tan lucrativo.

Dos países condenados a entenderse

El país germano es uno de los grandes productores de pornografía. Junto con los países de Europa del Este y Estados Unidos, la cantidad de vídeos creados por las diferentes productoras alemanas copan buena parte del mercado. Desde siempre, Alemania ha sido uno de los países más aperturistas del Viejo Continente en lo referente a asuntos sexuales.

Por ejemplo, Alemania se convirtió en el primer país europeo que permitía que a los certificados de nacimiento no se les registrara el sexo del neonato. La nueva regulación quería facilitar la vida a los aproximadamente cuatrocientos niños que nacen cada año sin que se pueda determinar el sexo, porque no son fácilmente identificables ni ovarios ni testículos o porque tienen las dos cosas. Es la llamada intersexualidad, que en sus variantes afecta según algunos estudios la 0,018 % de la población. Hasta entonces, los neonatos afectados por la anomalía genética que hacía imposible diferenciar los órganos genitales eran declarados de sexo femenino o masculino. Con la nueva norma alemana, los padres pueden dejar en blanco la casilla del sexo.

El gobierno alemán, a partir de una sentencia de Tribunal Constitucional que considera que el género ‘sentido y vivido’ es un derecho humano de base, ha decidido que en el nacimiento estas personas podrán ser declaradas de sexo indeterminado. Esto los permitirá de decidir, en cualquier momento de su vida, hacerse operar para optar por un sexo o por otro, y evitará que otros decidan su sexo.

Aunque este asunto no parezca relacionado con la pornografía, que es el tema que tratamos aquí, nos puede dar una idea del punto de vista que tienen los teutones frente a la sexualidad. Posiblemente, esa visión moderna es lo que necesita un país de mayor tradición conservadora como Uruguay. Por lo general, los ciudadanos de América Latina tienen una educación cristiana que les hace ver el sexo con fines procreadores, de modo que el placer, en muchas ocasiones, queda en un segundo plano. Sin embargo, no hay que desconfiar de un país con el potencial de Uruguay, que ya cuenta con pornstars como Alexa Prado, Uma Stone o Jessica Hot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *